956 26 24 69

Cirugía Bucal

imagen diente

En Brasil Ocho recurrimos a la cirugía cuando resulta imprescindible para diagnosticar y tratar enfermedades, defectos o lesiones de la boca y de los maxilares. En todos los casos, intentamos que la práctica de la cirugía sea lo menos invasiva y traumática posible, con el objetivo de ocasionar las mínimas molestias al paciente y ayudarle a una rápida recuperación.

Algunos de los tratamientos quirúrgicos que realizamos son:

a) Extracciones: La extracción (o exodoncia) es un acto quirúrgico por el que se extrae un diente o una parte remanente del mismo que ha quedado alojada en el alveolo. La intervención se realiza bajo anestesia local y mediante una técnica sencilla y precisa que no suele revestir complicaciones.

b) Extracción de muelas del juicio: Las muelas del juicio (cordales) se extraen cuando no tienen espacio suficiente para su aparición en boca, quedando retenidas y provocando infecciones, caries o malposiciones de los dientes contiguos.

c) Regeneración ósea: Para que un implante dental tenga éxito, la calidad de dicho implante es tan importante como la del tejido óseo del maxilar o de la mandíbula donde se integra. Muchas personas, por diversos motivos, no conservan el hueso en un estado óptimo. Por suerte, los implantólogos tenemos a nuestro alcance las técnicas de regeneración ósea, que permiten que una gran mayoría de pacientes pueda colocarse un implante dental:

Injertos o biomaterial de relleno: son pequeños “transplantes de hueso”, ya sean fragmentos del hueso del propio paciente (autoinjertos), de otra especie (xenoinjertos) o con materiales sintéticos, como cerámicas cristalinas. Estos injertos permiten aumentar tanto la anchura como la altura del hueso del maxilar o de la mandíbula donde se va a colocar el implante.
Membranas para injertos: son materiales de aislamiento o barrera, que sostienen el injerto para que no se desplace hasta que se integre en el resto del hueso. Estas membranas pueden ser sintéticas o de moléculas biológicas, como el colágeno.
Gracias a los injertos de hueso, y después de unos meses, se puede alcanzar el nivel de cantidad y calidad ósea necesaria para un implante.

d) Alargamiento coronario: esta técnica consiste en remodelar el contorno de la encía de modo que la superficie visible del diente sea mayor. Esta técnica puede ser necesaria, por ejemplo, para reparar una caries profunda que quede por debajo de la encía, o bien cuando la línea de la encía es irregular o demasiado baja, de modo que los dientes parecen de diferente tamaño o muy pequeños. Con el alargamiento de la corona se puede obtener un contorno de la encía homogéneo para todas las piezas dentales y definir lo que se considera una sonrisa perfecta.

Preguntas frecuentes

Google+